Tenha acesso completo ao Stoodi

Assine o Stoodi e prepare-se para o ENEM com nossos conteúdos exclusivos!

PUC-PR 2016

La influencia árabe en España empieza antes de que podamos llamarla propiamente así, ya que en el año 711, cuando se produjo la llegada de los primeros grupos de cultura árabe a la península ibérica a través del estrecho de Gibraltar, el territorio estaba formado por diferentes reinos independientes. El avance musulmán se vio frenado en Poitiers (ciudad francesa) el año 732, lo que explica que la influencia de la lengua árabe en las zonas del noroeste peninsular sea mucho menor que en el resto. De aquí que el catalán tenga pocos elementos léxicos de origen árabe, mientras que las palabras de origen árabe en castellano son muy numerosas (unos 4.000 vocablos) y su uso se hace más frecuente cuanto más al sur de la península nos encontremos.

 

Resulta importante recordar el hecho de que los musulmanes presentes en la España de la época (vamos a seguir utilizando el nombre España por cuestión de comodidad) fueron los introductores de importantes innovaciones culturales, como la alquimia (origen de nuestra química), el álgebra, el ajedrez, el uso de las cifras arábigas en sustitución de los números romanos, la idea del cero, o la filosofía aristotélica, que se había perdido para el resto de Europa.

 

Además, la música se ve influida por la presencia musulmana y su aportación de instrumentos y melodías que darían paso más tarde a la guitarra o al flamenco, cuya estructura tiene muchos elementos en común con la música tradicional del norte africano.

 

Por no hablar de la cocina, el uso de las hierbas y especias y la importancia de una legumbre: el garbanzo, que es poco conocido en el continente europeo pero que en España es casi un rasgo característico.

 

Desde el punto de vista linguístico, las palabras árabes en castellano presentan varias características: la mayoría son sustantivos y topónimos, hay muy pocos adjetivos y verbos y tan sólo una preposición (hasta). Algunos casos curiosos de palabras árabes en español son los numerosos dobletes en los que encontramos parejas de palabras, una de origen árabe y otra latino, para designar la misma cosa: aceituna y oliva, alacrán y escorpión, aceite y óleo, jaqueca y migraña.  

 

De acuerdo con el texto, el catalán tiene pocos elementos léxicos de origen árabe porque: 

Escolha uma das alternativas.