Exercícios de Eufonía

Voltar para Eufonía

Quer colocar o estudo em prática? O Stoodi tem exercícios de Eufonía dos maiores vestibulares do Brasil.

Estude Espanhol com esses e mais de 30000 que caíram no ENEM, Fuvest, Unicamp, UFRJ, UNESP e muitos outros vestibulares!

Gerar PDF da Página
  1. 1. Stoodi
    Marque a opção que deve ser completada com a conjunção U (variante de O):
  2. 2. Stoodi
    Assinale a frase incorreta com relação ao uso das conjunções O e U:
  3. 3. UECE 1999
                Los padres, los amigos, los maestros, la gente de la 1calle, nos van mostrando el mundo desde que nacemos. La madre 2pone el pecho en la boca del recién nacido, y éste chupa, se alimenta; 6y recibe al mismo tiempo una caricia. Lo viste, lo arropa, y el niño vive esas prendas como abrigo. Agitan ante él un sonajero, le presentan una muñeca, y 3aparece ante él el juguete. Le impiden acercar la mano a una llama, o se quema con ella, y entran en el horizonte de su vida la prohibición, el 8dolor, el peligro. Intenta el niño levantar una mesa, y descubre el peso - y la impotencia - . Se da un golpe contra la pared y cuenta con la resistencia de las cosas. 9Lo amenazan jovialmente y aprende a distinguir entre lo serio y la broma. Le cuentan cosas, y descubre que antes que él había otros, y sucesos que no eran suyos. Le prometen algo, y se pone a esperar en el futuro. Lo elogian o le regañan y el niño 4empieza a darse cuenta de que 5hay lo bueno y lo malo, la aprobación y la desaprobación. Le reprochan haber algo que no ha hecho, y tropieza con la injusticia. Lo engañan, y ve que junto a la verdad, en la cual vivía sin saberlo, hay la falsedad o la mentira. Empieza a explorar la casa, el jardín, las calles del pueblo o de la ciudad, el campo, y ve que hay "más allá", que el mundo es abierto, dilatado, desconocido, atractivo, peligroso, 7hermoso o feo.  MARÍAS, Julián. La Filosofía. In: Los Estudios de un Joven de Hoy. Madrid, Fundación Universidad-Empresa/Instituto de Cooperación Iberoamericana, 1982, pág. 127.    Las conjunciones Y ("y recibe al mismo tiempo una caricia", ref. 6) y O ("... hermoso o feo", ref. 7) se convierten em E y U, respectivamente:
  4. 4. Stoodi
    Marque a opção que deve ser completada com o artigo EL (variante de LA):
  5. 5. Stoodi
    Assinale a frase incorreta com relação ao uso dos artigos LA e EL:
  6. 6. UECE 2015
    El artículo masculino “el” completa, correctamente, la siguiente opción:
  7. 7. UFRGS 2017
    Manos que empiezan a sudar, voz temblorosa y un corazón que late 1a mil por hora son algunos de los síntomas que 2muchos experimentan antes y durante una presentación en público, una reunión 3importante con el jefe o al pararse en un escenario. El consejo 4clásico frente a esta desagradable situación suele ser: “5Respira hondo e intenta relajarte”. Sin embargo, un estudio reciente aconseja otra cosa: transformar la ansiedad en entusiasmo para así lograr mejores 6resultados. En este estudio se realizaron 7varios 8experimentos. En uno se dividió en 9tres a un grupo de 10participantes que debían cantar en un videojuego de karaoke, 11mientras eran grabados con una cámara y se 12les medía su rendimiento. 13A un grupo se le asignó repetirse a sí mismo “estoy entusiasmado”, a otro se le hizo decir “estoy 14ansioso” y al tercero, no decir nada. Otra de las pruebas era preparar y dar un discurso en público frente a un jurado que evaluaba su calidad. Mientras algunas personas debían decir “estoy entusiasmado”, otros repetían “estoy tranquilo y calmado”. A la hora de revisar los resultados, 15quienes mejor cantaron fueron aquellos que se aferraron a la idea de que estaban entusiasmados por hacerlo. 16A su vez, quienes hicieron esto mismo antes de dar un discurso, se mostraron frente al jurado con más confianza, coherencia y nivel de persuasión. Incluso, hablaron durante más tiempo en público que quienes decían estar calmados. “De todas maneras es más fácil y eficiente convencerse de que uno está entusiasmado más que calmado frente a una situación que genera nerviosismo y ansiedad”, afirma una de las psicólogas que ejecutó la investigación. “Automáticamente el cuerpo interpreta estas situaciones que generan ansiedad como una amenaza que lo pone en estado de alerta fisiológica. Aumenta la frecuencia cardiaca y el sudor, lo que dificulta el flujo de pensamiento, la capacidad de análisis y de síntesis”. “Estoy alerta”, “estoy prendido” y “esta es una buena oportunidad para demostrar mis habilidades y conocimientos” son algunas de las frases que los especialistas recomiendan repetirse a uno mismo antes de enfrentar una situación amenazante. Adaptado de: Es más fácil transformar la ansiedad en entusiasmo que lograr calmarse. El Mercurio, 17 jul. 2016. p. A9.   Considere las siguientes afirmaciones sobre las reglas gramaticales de la lengua española. I. En la frase Respira hondo e intenta relajarte (ref. 5), se utiliza e porque la próxima palabra comienza con i y, oralmente, causa cacofonía (repetición de sonidos). II. Mientras (ref.11) podría ser sustituido por apenas, que también tiene sentido temporal y significa al mismo tiempo que. III. La lengua española permite el plural de quien – quienes (ref. 15) para referirse a más de una persona. ¿Cuáles están correctas?
  8. 8. UECE 2008
                Al día siguiente, el niño, que se llamaba Peter, se despertó 1tras un sueño intranquilo y se encontró convertido en una persona gigante, un adulto. 5Quiso mover los brazos y las piernas, pero eran bastante pesados y el esfuerzo fue excesivo para él tan 8temprano por la mañana. De modo que  tuvo que quedarse quieto y escuchar los pájaros que estaban al otro lado de la ventana y que lo miraban. La habitación era la misma, 2aunque parecía mucho más pequeña y, además, daba la impresión de que hacía tiempo no la limpiaban. Tenía la boca seca, le dolía la cabeza y se sentía algo atontado. Le dolió parpadear. Se dio cuenta de que había bebido demasiado vino la víspera. Y 9quizá también había comido en demasía, porque sentía el estómago lleno. Y había estado hablando mucho, puesto que le dolía la garganta.             Gruñó y se puso de espaldas. 6Hizo un enorme esfuerzo y logró levantar un brazo y llevarse la mano a la cara para frotarse los ojos. La piel a lo largo de la mandíbula raspaba al tocarla, como un papel de lija. Tendría que levantarse y afeitarse antes de poder hacer cualquier otra cosa. Y tenía que ponerse en acción porque había un montón de cosas por hacer, recados que cumplir, tareas que realizar. Peor, antes de poder moverse, se quedó sorprendido por la visión de su mano. ¡Estaba cubierta de gruesos pelos negros y rizados!             Se levantó y se sentó en el borde de la cama. El rostro denunciaba su sobresalto. Tenía el cuerpo peludo por todas partes, con nuevos músculos en los brazos y las piernas. Cuando por fin se puso de pie, casi se dio en la cabeza con una de las vigas bajas del desván, que era su dormitorio.             - Esto es ridículo - empezó a decir, 3pero su propia voz le sorprendió.             Necesitaba lavarse los dientes y hacer gárgaras. 10Al cruzar la habitación4 hacia el lavabo, las tablas del suelo crujieron bajo su peso. Cuando llegó al lavabo, 7tuvo que acurrucarse para examinarse la cara en el espejo.             Descubrió que sabía afeitarse. Había observado muchas veces a su padre. Al acabar, la cara se pareció más a la suya. De hecho era mejor, menos hinchada que su cara de once años, con una mandíbula sobresaliente y una mirada atrevida. No está mal, pensó.             Se vistió con la ropa que había sobre una silla y bajó. Imaginó que todo el mundo iba a sorprenderse, en el desayuno, cuando lo vieran diez años mayor y treinta centímetros más alto que la noche anterior. 11Empero, nadie dijo nada. Cuando terminó de comer, salió al jardín y se detuvo ante el riachuelo. Era un hermoso día. El 12agua que corría bajo el puente de madera producía un agradable sonido y él estaba excitado con su transformación.             Cruzó después el jardín hasta llegar al camino elevado por el que había pasado 13antaño el ferrocarril. Había llegado a su destino. (McEwan, Ian, En las Nubes, Editorial Anagrama, Barcelona, 1994, pp.140-143. Adaptado.)   El empleo del artículo definido EL delante de los sustantivos AGUA y PUENTE (ref. 12) se justifica porque:
  9. 9. UNIFRA 2007
    ¿TORTURAMOS PSICOLÓGICAMENTE A A NUESTROS HIJOS ? Parece que el castigo físico ha dado paso al castigo psicológico, que en la actualidad es utilizado inconscientemente por muchos padres y madres Yolanda Barberán/Mujeractual.com              5Lejos parece estar ya aquello de "1la letra con sangre entra", 7pero aunque afortunadamente atrás han quedado aquellos tiempos supuestamente caracterizados por el castigo físico y los padres autoritarios, 6quizás nos cuelguen a nosotros dentro de unas décadas el cartel de padres estresados que torturaban psicológicamente a sus hijos...              11Aunque esto suene un poco fuerte, es verdad que el criticado castigo físico ha dado paso al castigo psicológico, y que muchos padres aplican inconsciente, sin saber el daño que pueden causar a sus hijos.             Seguro que en muchos hogares los niños preferirían como castigo una bofetada o quedarse sin salir de su habitación por ejemplo, a soportar la continua letanía de sus padres: "eres tonto, no sirves 8para nada, todo lo haces mal, con lo que yo me he sacrificado por ti y así me lo pagas, nunca serás nadie," etc.             Estos padres, con su actitud, no se dan cuenta de que lo único que consiguen es deteriorar las relaciones con sus hijos, los insultos y los gritos desaforados rara vez pueden mejorar nada sino todo lo contrario, 12puesto que sólo engendran frustración y desprecio. Y aunque a primera vista no lo parezca, éste es el mayor castigo que se puede imponer a un niño, cuyo sistema nervioso quedará altamente impresionado.             Los padres deben ser conscientes de que los castigos deben ir encaminados a corregir los aptos negativos del niño, pero siempre con amor y firmeza, por eso hay que evitar castigar a nuestros hijos cuando nos hallemos nerviosos o profundamente enfadados, dejando éste para más tarde cuando estemos más calmados. No olvidemos nunca que el castigo se utiliza para que el niño 3lo asocie a su mala conducta, al igual que empleamos el premio para fomentar y afianzar sus buenas acciones.             Y no olvidemos tampoco que someter a un niño, o peor aún si se trata ya de un adolescente, a una continua humillación o a gesto 10teñidos de desprecio lo único que consigue es minar la auto-estima del niño, así no le ayudamos a mejorar sus malas acciones 13sino que lo convencemos de lo malo que es sin darle ninguma alternativa, favoreciendo en el menor la aparición de sentimentos de inferioridad, de 2desconfianza e incluso de odio 4hacia sí mismo.             Ser padres es una misión difícil, por eso resulta muy útil que ambos progenitores se pongan de acuerdo en cuanto a normas educativas y que éstas queden bien definidas para todos. Cuando el niño se haya portado mal, en ocasiones será suficiente con mostrar nuestro enfado ante dicha acción e incluso podemos recordarle lo bien que se portó en una ocasión anterior. Si creemos conveniente imponer un castigo 9éste debe ser coherente y proporcional al comportamiento del niño y siempre encaminado a corregir sus malas acciones.             Recuerda que gritos e insultos difícilmente pueden ayudar a arreglar nada, por el contrario si confiamos plenamente en sus capacidades y así se lo hacemos saber, fomentaremos en ellos la autoestima suficiente para que se superen día a día. Siempre es mejor alabar sus virtudes que criticar sus defectos, así como enseñarle a disfrutar de aquello que le ha supuesto un esfuerzo, sin olvidarmos tampoco de hacerle ver sus errores, ya que los excesos nunca fueron buenos.   Nas alternativas a seguir, a situação em que, por EUFONIA, é obrigatório o uso de E em lugar de Y, assim como ocorre entre "desconfianza e incluso" (ref. 2), é
  10. 10. UECE 2005
                1La labor para reducir el hambre en el mundo ha sido inútil y los actuales niveles de malnutrición son "intolerables", consideró recientemente la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en una reunión en la que destacó que la guerra ha reemplazado el clima y a los desastres naturales como la principal  causa del 3hambre.             4"Es para mí un pesar, más de ocho años después de 2la Cumbre Mundial de la Alimentación, 5tener que informar nuevamente que no hemos hecho progresos en la consecución de los objetivos fijados en ella (para el año 2015)", afirmó el director de la FAO al participar en el acto inaugural del 31 periodo de sesiones del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial.             Manifestó, asimismo, que "la persistencia de los 6niveles de malnutrición se cobra un alto precio." 7Como ejemplo de ello mencionó la reducción de la capacidad de aprendizaje de las personas, la capacidad de trabajar y la reducción de ingresos, entre otras cosas. 8"Cada año que el hambre se mantiene al ritmo actual hay una pérdida de producción que supera los 500 mil millones de dólares. El hambre socava el progreso social y económico," subrayó.                 En un informe prestado durante la reunión, la FAO señaló que, entre 1992 y 2003, más del 35% de las emergencias alimentarias fueron causadas por conflictos y problemas económicos, comparado con alrededor del 15% desde 1986 a 1991.                    El organismo indicó que 36 países enfrentan una escasez grave de alimentos; 923 de ellos se encuentran en África, la región más afectada, seguida por Asia y América  Latina. "Hoy en día, los conflictos armados son la principal causa del hambre mundial, y los efectos del VIH/sida y el cambio climático 10no están muy detrás," dijo la FAO en el reporte.               El funcionario manifestó que, siguiendo las enseñanzas de estos países en la reducción del hambre, la prioridad absoluta para reducir la malnutrición es el  crecimiento agrícola sostenible y el aumento de la producción de los agricultores.                             Al encuentro del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial, efectuado en la sede de la FAO, en Roma, asistieron más de 150 países y el objetivo fue evaluar el progreso en la lucha contra el hambre dentro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).                    Durante cuatro días, 11los participantes aportaron ideas e iniciativas para avanzar en el objetivo. Texto publicado en periódico peruano, en mayo de 2005. Adaptado.   En "... los participantes aportaron ideas e iniciativas para avanzar en el objetivo" (ref. 11) la conjunción E se emplea:
  11. 11. UECE 2003
                El hecho ocurrió en el mes de febrero de 1969, al norte de Boston, en Cambridge. 1No lo escribí inmediatamente 2porque mi primer propósito fue olvidarlo, para no perder la razón. Ahora, en 1972, pienso que, si lo escribo, los otros lo leerán como un cuento y, con los años, lo será tal vez para mí.             Sé que fue 3atroz mientras duró y mucho más durante las desveladas noches que lo siguieron. Ello no significa que su relato pueda conmover a un tercero.             Serían las diez de la mañana. Yo estaba recostado en un banco, frente al río Charles. A unos quinientos metros a mi derecha había un alto edificio, cuyo nombre no 7supe nunca. 9El agua gris 11acarreaba largos trozos de hielo. Inevitablemente, el río hizo que yo pensara en el tiempo. La milenaria 4imagen de Heráclito. Yo había dormido bien; mi clase de la tarde anterior 12había logrado interesar a los alumnos. No había 10un alma a la vista.             Sentí de golpe la impresión (que según los psicólogos 13corresponde a los estados de fatiga) de haber vivido ya aquel momento. En la otra punta de mi banco 15alguien se había sentado. Yo hubiera preferido estar 18solo, 19pero no 8quise levantarme enseguida, para no mostrarme 5incivil. El otro se había puesto a silbar. Fue entonces cuando ocurrió la primera de las muchas zozobras de esa mañana. Lo que silbaba, lo que trataba de silbar, era un estilo criollo de "La Tapera", de Elías Regules. El estilo me 16trajo de nuevo a un patio, que ha desaparecido, y a la memoria de Álvaro Melián Lafinur, que hace tantos años ha muerto. 20Luego vinieron las palabras. La voz no era la de Álvaro, pero quería parecerse a la de Álvaro. La reconocí con horror. Me le acerqué y le dije:             - Señor, ¿6usted es oriental o argentino?             - Argentino, pero 14desde el catorce vivo en Ginebra - fue la contestación.             Hubo un silencio largo. Le pregunté:             - ¿En el número diecisiete de Malagnou, frente a la iglesia rusa?             Me contestó que sí.             - En tal caso - le dije resueltamente - usted se llama Jorge Luis Borges. Yo también soy Jorge Luis Borges. Estamos en 1969, en la ciudad de Cambridge.             - No - me respondió con mi propia voz un poco 17lejana.             Al cabo de un tiempo insistió:             - Yo estoy aquí en Ginebra, en un banco, a unos pasos de Ródano. Lo raro es que nos parecemos, pero usted es mucho mayor, con la cabeza 21gris.   (BORGES, Jorge Luis. El Otro. Apud GÓMEZ, Silvia Pineda. Algunos Cuentos Contemporáneos. EUM: UNAM/Colegio de Ciencias y Humanidades, 1998, pp. 304-305)   "EL AGUA" (ref. 9) y "UN ALMA" (REF. 10) son ejemplos de:
  12. 12. UFRGS 2001
    LLENANDO EL CARRITO             Góndolas 1atiborradas de productos innecesarios, niños 2antojadizos que nos empujan a la compra caprichosa, promotoras que se encargan de abrir el no tan dormido apetito y por qué no, nuestros propios delirios, convierten la visita al súper en un verdadero caos.             Las compras deben ser una verdadera tarea de 9planificación e investigación. Lo primero es elaborar una lista con los productos hipernecesarios, sin descuidar la comparación de precio entre semejantes, para luego no horrorizarnos a la hora de poner los billetes sobre la caja, o tener que recurrir necesariamente a las "salvadoras" tarjetas. Otro punto a tener en cuenta es plantearnos un reconocimiento del lugar, por lo que aconsejamos acostumbrarse a un súper y no "yirar" por uno distinto. Pensemos que es mucho menos frustrante este proceso, que el desagradable descarte por falta de fondos.             Lo importante en una canasta familiar es no olvidarse de algunos básicos: 10aceites, 11sal y azúcar, Ias pastas en todas sus formas o colores, almidón de 4maíz, 12harina y polvos 5leudantes. El siempre venerado arroz y la suculenta polenta. 13Huevos, 14leche, manteca, quesos cremosos, enteros y rallados.             A veces, cuando el bolsillo lo permite, crema de leche es insustituible para una elaboración más refinada de salsas, cremas y postres. Algunos fiambres 15nunca vienen mal. De cualquier forma la oferta de sabor es amplia y hay para todos los presupuestos. Verduras y frutas son imprescindibles, pero no conviene abusar dado su carácter 3perecedero.             Sopas instantáneas, algunos postres prehechos que siempre facilitan la tarea. Latas como las de atún que acompañadas por arroz y 8perejil, dejaron de ser una comida de campamento. 6Arvejas y 7morrones en conserva. A veces por poca plata puede salvarnos de la escasez y la falta de variedad culinaria.             Y, si el presupuesto es generoso, no dude en agregarle más cosas al carro. Adaptado de: Secretos & Sabores, 1999.    La alternativa donde, por eufonía, es obligatorio el uso de E en lugar de Y, igual a lo que ocurre en PLANIFICACIÓN E INVESTIGACIÓN (ref. 9) es:
  13. 13. UECE 1998
                Cuando Bentos Sagrera oyó ladrar los perros, dejó el mate en el suelo, apoyando la bombilla en el 1asa de la caldera, se 2puso de pie y salió del comedor 6apurando el paso para ver quién se acercaba y tomar prontamente providencia.             7Era la tarde, estaba oscureciendo y un gran viento soplaba del Este arrastrando grandes nubes negras y pesadas, que amenazaban tormenta. Quien a esas horas y con ese tiempo 3llegara a la estancia, indudablemente llevaría ánimo de pernoctar, cosa que Bentos Sagrera no permitía sino a determinadas personas de su   íntima relación. Por eso se apuraba, a fin de llegar a los galpones antes de que el forastero 4hubiera aflojado la cincha a su caballo, disponiéndose a desensillar. Su estancia no era posada, ¡canejo! - lo 5había dicho muchas veces; y el que llegase, que se fuera y buscase fonda, o durmiera en el campo, ¡que al fin y al cabo dormían en el campo animales suyos de más valor que la mayoría de los desocupados harapientos que 8solían caer por allí demandando albergue!             En muchas ocasiones habíase visto en apuros, porque sus peones, más bondadosos - ¡claro, como no era de sus cueros que habían de salir los maneadores! -, permitían a algunos desensillar; y luego 9era ya mucho más difícil hacerles seguir la marcha.             La estancia de Sagrera era uno de esos viejos establecimientos de 10origen brasileño, que abundan en la frontera y que semejan 11cárceles o fortalezas. Un largo edificio de paredes de piedras y techo de azotea; unos galpones, también de piedra, enfrente, y a los lados un alto muro con sólo una puerta pequeña dando al campo. La cocina, la despensa, el horno, los cuartos de los peones, todo estaba encerrado dentro de la muralla.             El patrón, que era un hombre bajo y grueso, casi cuadrado, cruzó el patio 13haciendo crujir el balasto bajo sus gruesos pies, calzados con pesadas botas de becerro colorado. Abrió con precaución la puertecilla y asomó su cabeza melenuda para observar al recién llegado, 14que se debatía entre una majada de perros, los cuales, ladrando enfurecidos, le saltaban al estribo y a las 12narices y la cola del caballo, haciendo que éste, encabritado, bufara y retrocediera.             - ¡Fuera, 17cachorros! - 15repitió varias veces el amo, hasta conseguir que los perros se fueran alejando, uno a uno, y ganaran el galpón 16gruñendo algunos, mientras otros olfateaban 18aún con desconfianza al caballero que, no del todo tranquilo, titubeaba en desmontar. MENTON, Seymour. El Cuento Hispanoamericano. México, Fondo de Cultura Económica, 1992.   El vocablo ASA (ref. 1) es antecedido del artículo definido EL visto que:
  14. 14. Stoodi
    Assinale a frase incorreta com relação ao uso das conjunções Y e E:
  15. 15. Stoodi
    Marque a opção que deve ser completada com a conjunção E (variante de Y):
  16. 16. UECE 2010
    En el bar La Vuelta suena una canción. Quique González está cantando y él percibe lo que dice el estribillo: Estoy cansado de perder. Le gusta la canción, pero no es lo mejor para empezar. Es el único cliente, lo que hace que se sienta aliviado y tranquilo. Nadie podrá preguntarle nada. Los camareros, Antonio y Enrique, lo conocen. Y, ya se sabe, los de verdad escuchan, callan y hablan si el cliente les da conversación. Su vida ha llegado a un punto en el que las preguntas son molestas. Sobre todo la más simple y cortés: ¿Cómo estás? No parece lo que es, un hombre solo y triste. Viste bien, la ropa soporta el paso de tiempos mejores. Nadie diría lo que es. Sobrelleva que le den los buenos días, aguanta el intercambio ritual del estado del tiempo y poco más. Sólo bebe café, y agradece que quieran invitarle a una copa, pero a ese punto en el que el alcohol mañanero define el día no quiere llegar. Ni siquiera comenta la prensa deportiva. En otros tiempos la eliminación del Barça en Champions, o los cuatro goles que el sábado le metió al Villarreal, hubieran sido argumento para 1bromas e ironías. Pero no están las cosas para eso, y menos para perder el tiempo. Nunca pensó que perderlo en sus circunstancias iba a resultar tan oneroso para su ánimo. Habla poco, y en el bar lo saben. Las miradas son elocuentes. Si con los ojos se entienden, para qué utilizar las palabras. En casa, el lenguaje de los ojos es inútil. Las preguntas, por muy cariñosas que sean, pesan como losas. Quiere a su mujer, pero la quiere con la pena que marcan los días sin expectativas. A sus hijos procura no verlos, por eso se va antes de que ellos despierten. Ante el primer café mira el reloj: las ocho de la mañana. Dios, piensa, qué 2largos son los días para los que deseamos que sean cortos. Mientras repara en este deseo que ya dura cerca de dos años abre el periódico: «Se confirma el dato destripado por ABC el martes: 4.600.000 españoles buscan un trabajo que no encuentran». Son demasiados. Quizás haya más posibilidades si juego a la lotería, piensa. En la radio un periodista se lamenta ante sus oyentes porque no tiene ninguna noticia buena para dar, sólo la del tiempo primaveral que, para colmo, va a durar poco. ¡Cómo está el país!, dice alguien. El hombre apura el café y escucha la voz de Zapatero por la radio: Hay signos de que lo peor ya ha pasado. Deja unas monedas y, cuando sale a la calle, siente un dolor en la sien. Lo reconoce. Pasa cuando se pregunta, ¿y ahora adónde voy? Con paso cansino marcha a El Retiro. Allí, sentado en el mismo banco de todos los mismos días piensa: Pero, cómo puede decir ese hombre 3que lo peor ha pasado, cómo puede decirlo. Son las 8,15 de la mañana. Y está empezando el día también para él.  Félix Madero (Periódico El ABC, Madrid, España, 03.05.2010)   En la expresión “bromas e ironias” (ref. 1) hay una regla de eufonía. Según la misma regla y sus excepciones, lo correcto está en:
Gerar PDF da Página
Conta de email não verificada

Não foi possível realizar o seu cadastro com a sua conta do Facebook pois o seu email não está confirmado no Facebook.

Clique aqui para ver como confirmar sua conta de email no Facebook ou complete seu cadastro por aqui.

Entendi
Clicando em "Criar perfil", você aceita os termos de uso do Stoodi.
Tem perfil no Stoodi? Fazer Login