MACKENZIE 2003

"Tiempo de silencio"

            Algunas noches, Pedro después de cenar participaba de la TERTULIA. Eran muy amables con él las tres mujeres de la casa. Aquello ya para él no era pensión. Se HABÍA CONVERTIDO en una familia protectora. La astuta anciana había ido seleccionando una colección de hombres solos, estables, de mediana edad, que se retiraban a sus cuartos en cuanto el POSTRE había sido consumido. Había un hombre largo y triste que representaba medicinas. Un señor calvo contable o alto empleado de banco. Otro, militar retirado. La viuda nunca HABÍA DEJADO de tener por lo menos un militar retirado en su pensión en recuerdo del difunto. Había un matrimonio sin hijos que hablaba muy poco. Los dos vestidos de negro, los dos pequeñitos y pálidos, los dos un poco arrugaditos. Los dos con las manos blancas estirando el MANTEL y echando a un lado las MIGAS mientras llega la naranja. Este matrimonio vivía en la peor habitación de la pensión, un cuarto interior con una columna de hierro en medio. La señora HABÍA CUBIERTO con un pedazo de tela oscura la columna de hierro hasta media altura. Así "hace menos frío", explicaba prudentemente.

            De todas estas personas, Pedro era evidentemente el preferido, el mimado, el único. Su mérito esencial era ser hombre joven. El trío femenino estaba demasiado inclinado al dato objetivo hombre joven. De forma que, en ningún momento, durante su estancia en la pensión, se le podía confundir con ningún otro tipo de huésped.

Vida de pensión. Luis Martín Santos (1924-1964).

 

  Assinale a sequência correta dos tempos verbais HABÍA CONVERTIDO, HABÍA DEJADO e HABÍA CUBIERTO, destacados no texto:

Conta de email não verificada

Não foi possível realizar o seu cadastro com a sua conta do Facebook pois o seu email não está confirmado no Facebook.

Clique aqui para ver como confirmar sua conta de email no Facebook ou complete seu cadastro por aqui.

Entendi
Clicando em "Criar perfil", você aceita os termos de uso do Stoodi.
Tem perfil no Stoodi? Fazer Login