Tenha acesso completo aos conteúdos do Stoodi

Plano de estudos, exercícios, videoaulas, correção de redação e mais!

Exercícios de Textos Literarios, Poemas y Canciones

Voltar para Textos Literarios, Poemas y Canciones

Quer colocar o estudo em prática? O Stoodi tem exercícios de Textos Literarios, Poemas y Canciones dos maiores vestibulares do Brasil.

Estude Espanhol com esses e mais de 30000 que caíram no ENEM, Fuvest, Unicamp, UFRJ, UNESP e muitos outros vestibulares!

Gerar PDF da Página
  1. 1. ENEM 2012
    Obituario*   Lo enterraron en el corazón de un bosque de pinos y sin embargo el ataúd de pino fue importado de Ohio; lo enterraron al borde de una mina de hierro y sin embargo los clavos de su ataúd y el hierro de la pala fueron importados de Pittsburg; lo enterraron junto al mejor pasto de ovejas del mundo y sin embargo las lanas de los festones del ataúd eran de California. Lo enterraron con un traje de New York, un par de zapatos de Boston, una camisa de Cincinatti y unos calcetines de Chicago. Guatemala no facilitó nada al funeral, excepto el cadáver. * Paráfrasis de un famoso texto norteamericano.   NOGUERAS, L. R.Las quince mil vidas del caminante. La Habana: Unea,1977.   O texto de Luis Rogelio Nogueras faz uma crítica
  2. 2. ENEM 2016
    Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj   Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan — no lo saben, lo terrible es que no lo saben —, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj. CORTÁZAR, J. Historias de cronopios y de famas. Buenos Aires: Sudamericana, 1963 (fragmento).   Nesse texto, Júlio Cortázar transforma pequenas ações cotidianas em criação literária,
  3. 3. ENEM 2013
    Pero un día, le fue presentado a Cortés un tributo bien distinto: un obsequio de veinte esclavas llegó hasta el campamento español y entre ellas, Cortés escogió a una. Descrita por el cronista de la expedición, Bernal Díaz del Castillo, como mujer de “buen parecer y entremetida y desenvuelta”, el nombre indígena de esta mujer era Malintzin, indicativo de que había nacido bajo signos de contienda y desventura. Sus padres la vendieron como esclava; los españoles la llamaron doña Marina, pero su pueblo la llamó la Malinche, la mujer del conquistador, la traidora a los indios. Pero con cualquiera de estos nombres, la mujer conoció un extraordinario destino. Se convirtió en “mi lengua”, pues Cortés la hizo su intérprete y amante, la lengua que habría de guiarle a lo largo y alto del Imperio azteca, demostrando que algo estaba podrido en el reino de Moctezuma, que en efecto existía gran descontento y que el Imperio tenía pies de barro. FUENTES, C. El espejo enterrado.Ciudad de México: FCE, 1992 (fragmento).   Malinche, ou Malintzin, foi uma figura chave na história da conquista espanhola na América, ao atuar como
  4. 4. ENEM 2016
    Agua   al soñar que un cántaro en la cabeza acarreas, será éxito y triunfo lo que tú veas. Bañarse en un río donde el agua escalda, es augurio de enemigos y de cuchillo en la espalda. Bañarse en un río de agua puerca, es perder a alguien cerca.   ORTIZ, A.; FLORES FARFÁN, J. A.Sueños mexicanos. México: Artes de México, 2012.   O poema retoma elementos da cultura popular mexicana que refletem um dos aspectos que a constitui, caracterizado pela
  5. 5. ENEM 2016
    Canción con todos Salgo a caminar Por la cintura cósmica del sur Piso en la región Más vegetal del tiempo y de la luz Siento al caminar Toda la piel de América en mi piel Y anda en mi sangre un rio Que libera en mi voz Su caudal. Sol de alto Perú Rostro Bolivia, estaño y soledad Un verde Brasil besa a mi Chile Cobre y mineral Subo desde el sur Hacia la entraña América y total Pura raíz de un grito Destinado a crecer Y a estallar. Todas las voces, todas Todas las manos, todas Toda la sangre puede Ser canción en el viento. ¡Canta conmigo, canta Hermano americano Libera tu esperanza Con un grito en la voz!   GOMEZ, A. T. Mercedes Sosa: 30 años. Buenos Aires: Polygram, 1994. Canción con todos é uma canção latino-americana muito difundida e consagrada pela voz da cantora argentina Mercedes Sosa.   Com relação à América Latina, seus versos expressam
  6. 6. ENEM 2013
    Hay quien dice que soy como la cabra; Lo dicen lo repiten, ya lo creo; Pero soy una cabra muy extraña Que lleva una medalla y siete cuernos. ¡Cabra! En vez de mala leche yo doy llanto. ¡Cabra! Por lo más peligroso me paseo. ¡Cabra! Me llevo bien con alimañas todas, ¡Cabra! Y escribo en los tebeos. Vivo sola, cabra sola, — que no quise cabrito en compañía — cuando subo a lo alto de este valle siempre encuentro un lirio de alegría. Y vivo por mi cuenta, cabra sola; Que yo a ningún rebaño pertenezco. Si sufrir es estar como una cabra, Entonces sí lo estoy, no dudar de ello. FUERTES, G. Poeta de guardia. Barcelona: Lumen, 1990.   No poema, o eu lírico se compara à cabra e, no quinto verso, utiliza a expressão “mala leche” para se autorrepresentar como uma pessoa
  7. 7. PUC-MG
    ¿DÓNDE ESTARÁ MI CARRO? Mi santo me dice: ¿te acuerdas de cuando llevábamos a los niños dentro del carro? No sé por qué pero siempre que estamos en el Carrefour tenemos brotes de melancolía. Sí, cariño, le digo, me acuerdo de cuando pisaban con sus botazas ortopédicas los huevos y el pan y teníamos que dejar dicha docena de huevos y dicho pan y coger otros, y tú decías, estos niños son imposibles, y los bajabas del carro y entonces se nos perdían y teníamos que ir a megafonía y decían sus nombres por los altavoces y pasábamos muchos nervios porque pensábamos que los había secuestrado una mafia internacional y yo te decía, eso pasa por bajarlos del carro. Y al rato aparecían de la mano de un dependiente y les abrazábamos y les volvíamos a subir al carro y volvían a pisotear los huevos, pero ya no nos importaba porque éramos felices.   Pero no nos dejemos llevar por la nostalgia, cariño, porque mañana los niños vuelven. Una vuelve en autobús a las dos, otro a las siete, otro a las cinco. Y mi santo y yo iremos con el Suzuki de una estación de autobuses a otra. Después de un mes estarán más altos, rozando la desproporción, tendrán las narices más grandes y no hablarán porque, de momento, habrán perdido la confianza.   Entonces llegarán a casa y se lanzarán al teléfono. Llamarán a sus amigos y hablarán durante una hora dando hasta el mínimo detalle de cómo se lo han pasado. En otro momento les pegaríamos un grito para que colgaran, pero como acaban de llegar les admitiremos todo, para que nos vuelvan a querer. Quedarán con sus amigos esa tarde y antes de marcharse de casa se acercarán con una gran sonrisa, nos pasarán la mano por el hombro y se volverán comunicativos y sentiremos que vuelven a ser nuestros niños. Y entonces no pedirán dinero. En otro momento les diríamos que no, pro ahora no, porque pagamos lo que sea porque nos vuelvan a querer.             Nos dirán que si pueden volver a las los de la madrugada, les diremos que de ninguna manera, que vuelvan a las once. Y se irán queriéndonos un poco menos. A las once llamarán para perdimos si pueden quedarse hasta los doce y diremos que vale, y a las doce llamarán que si a la una.   Mañana llegan. Mi santo dice: a su edad yo estaba en campo; y yo digo: a su edad, yo ya hacía la comida. En nuestra calidad de ex niños explotados nos gustaría explotar a nuestros hijos, pero ellos se nos resisten. Mi santo me dice que yo soy como una madre siciliana, que me pongo a gritar como una loca pero luego les malcrío. Y yo le digo que él les da la charla, cuando lo que ellos necesitan son órdenes concretas. Pues edúcalos tú, si eres tan lista, dice. Me duele que me diga eso y más cuando está sonando por los altavoces nuestra canción: sin miedo a nada, que es la canción que le gusta a la niña y por eso nos gusta a nosotros. Él se da cuenta, y para el carro (en los dos sentidos). Me toma por la cintura y me dice al oído: el año que viene, en vez de tanto campamento bilingüe, que se los lleve Evelio a ver si los reinserta. Y dicho esto me da un beso. Lo que yo digo, qué bonitas son las reconciliaciones. Texto adaptado de Elvira Lindo, publicado en www.elpais.es   Según el texto, el matrimonio afirma que sus hijos eran, cuando pequeños:
Gerar PDF da Página
Conta de email não verificada

Não foi possível realizar o seu cadastro com a sua conta do Facebook pois o seu email não está confirmado no Facebook.

Clique aqui para ver como confirmar sua conta de email no Facebook ou complete seu cadastro por aqui.

Entendi
Clicando em "Criar perfil", você aceita os termos de uso do Stoodi.
Tem perfil no Stoodi? Fazer Login